blocks_image
El día en que los médicos se llevaron a Franz Kafka al hospital en una silla de ruedas, cubriéndole la boca para que la sangre cayera en una gasa y no le manchara la camisa blanca, su madre supo que ya no tendría más escapatoria que aceptar que sabía lo que estaba pasando −que lo había sabido durante 12 años−, pero que la vida, los sentimientos compartidos en complicidad con su hijo le ataron la boca con su enorme capacidad para culparla. Si tuviera que decirle a alguien lo que estaba sintiendo se avergonzaría: así como alguna vez le dio la vida a su hijo, ahora deseaba que cualquier cosa, la tuberculosis, lo matara. Julie K. se cansó de sentir, eso es lo que pasaba, se cansó de saber que la carne se su carne, la ilusión de sus ilusiones, había vivido chupándole la vida.

¿Quién era Franz Kafka? ¿Qué misterios se esconden detrás de su obra? ¿Por qué su visión del mundo estuvo marcada por la relación con su madre? ¿Fue su familia la geografía atroz a partir de la cual dar forma al espacio tortuoso de
La metamorfosis? ¿Qué supuso la creación literaria para Kafka: un territorio de liberación o el epicentro doloroso de su angustia?.

Con
El daño el mexicano Sealtiel Alatriste responde a estas y otras preguntas en una recreación biográfica que se adentra sin pudor en los aspectos más íntimos reveladores del escritor checo; una novela cercana a las claves de la literatura sicológica que se atreve a desvelar no sólo los secretos del universo kafkiano, sino que muestra, además, las directrices oscuras de la condición humana.
blocks_image