blocks_image
Esta novela habla de una pérdida; no hay, en propiedad, lamento, sino algo que se constata; un acarreo de certezas crecido en vaivén entre el protagonista-narrador y los demás, entre el pálpito de un fervor que no se quiere mecánico y el ejemplo y las cosas. El dolor no hace ruido, sólo prolonga el proceso de pérdida hasta su final.
Sin mezclar amor y pérdida, con aura de sueño en que caben desde el rencuentro hasta la pesadilla, Sealtiel Alatriste conjuga su relato en clave autobiográfica y nos lo muestra retratado -y perseguido- por sí mismo, a partir del episodio del fallecimiento de su madre, y el hilo conductor queda tensado, el día siguiente
Entrevistas, críticas o artículos
blocks_image